¨El yoga no es, ni se considera un deporte, no se compite con nadie más que con uno mismo¨

 

…el yoga es una gran invitación a caminar y transitar la vida por el camino del medio. Cuando hablo del camino del medio, hago referencia a vivir en equilibrio y armonía, sin caer en los extremos.

Para profundizar en esta temática es importante reconocer y conocer que esta práctica milenaria, originaria del valle del Indo es mucho más que una práctica física, para tonificar los músculos o bajar de peso.

Es más bien una manera de vivir, un estilo de vida, a diferencia de lo que son otras disciplinas. Comenzado porque en primer lugar el yoga no es, ni se considera un deporte, no se compite con nadie más que con uno mismo, en el buen sentido de palabra, porque se hace imposible comparar la práctica de uno con la del compañero de al lado, o bien con la del el instructor, por el simple hecho que somos individuos y personas diferentes, es por eso que nosotros mismos somos nuestro único parámetro de comparación.

El Yoga tampoco es solo una herramienta para lograr bienestar físico y salud, es sino mucho más que eso, es una disciplina preventiva, que promueve la salud física, tonifica musculatura, manteniendo un cuerpo firme, corrigiendo la postura corporal, promoviendo la mejor circulación de la sangre en el cuerpo, estimulando vísceras y órganos internos, oxigenando nuestras células, aliviando dolores, como también alivia sintomatología depresiva o de estrés e incluso ansiedad. Esta practica ayuda a tener mayor claridad mental, aumenta la resistencia física, e inevitablemente todo esto nos lleva a tener una mejor calidad de vida, a sentirnos mejor con nosotros mismo, y  mejora nuestras relaciones interpersonales, un mejor estado anímico y salud, y por ende una mejor actitud hacia la vida, que implica una manera de comportarse, y de ser  y sentir ante las situaciones del día a día.