¨Nos sacrificamos de una y mil formas, porque nos dijeron
que entre más difícil sea llegar, mayor será la recompensa¨

 

A lo largo de toda la historia de la humanidad, las personas se han tenido que enfrentar y adaptar a diferentes situaciones y exigencias del sistema operante. Pareciera que el sistema actual fuese más sencillo, que los avances tecnológicos y las comodidades materiales satisfacen la mayoría de las necesidades, ya sea n reales o inventadas, de nuestra sociedad.

Sin embargo, aquella búsqueda terca de la tan anhelada estabilidad jamás es satisfecha, de hecho, me atrevo a afirm ar que pocos están dispuestos a asumir la verdad de que el cambio constante y la muerte es lo único certero. Debido a la necesidad de estabilidad, buscamos constantemente “asegurar”, desde pequeños aseguramos amor en base a nuestro comportamiento, aseguram os notas en la escuela, aseguramos trabajos, aseguramos parejas, estatus social, etc.

Todo esto tiene un fin, esperamos asegurar lo máximo posible para llegar a la meta, una meta que extrañamente se aleja con cada logro obtenido. Nos sacrificamos de una y mil formas, porque nos dijeron que entre más difícil sea llegar, mayor será la recompensa. Vivimos totalmente desconectados del presente, con la mente puesta en el futuro y el corazón machado por el pasado. Al vivir siguiendo las pautas establecidas sentim os miedo de quedarnos atrás y no poder llevar el ritmo exigido para sobrevivir y cumplir con todas las obligaciones diarias.

Entonces vivimos en ese “estado de cansancio mental provocado por la exigencia de un rendimiento muy superior al normal”, que recib e el nombre de estrés  y que suele provocar diversos trastornos físicos y mentales. Cuando ya los fármacos y las distracciones no cumplen el bienestar prometido, buscamos desesperadamente una manera de sentirnos mejor y las terapias complementarias, como el yoga, son experimentadas como el último recurso para conseguir sentirnos realmente bien.

El estrés no es un enemigo, una respuesta de estrés aguda nos prepara para reaccionar de la mejor manera posible ante un estímulo amenazante o una situación que sobrepasa nuestros recursos actuales…